lunes, 5 de enero de 2009

un tobogán en Andorra!

Estas Navidades, al igual que todas desde hará unos quince años, estuve unos días en Andorra con mis padres. Ya sabéis, comprando, comiendo, pisando muchísima nieve y pasando un frío horroroso!

Pero esta última vez tenía unas ganas especiales de ir. Pues a principios de 2008 inauguraron cerca de la estación de esquí la Rabassa un tobogán que dice ser el más largo de toda Europa. Cuando me enteré, no dudé en que yo me tenía que tirar, faltaría más! Así que estuve esperando todo el año la llegada de la Navidad para ir a Andorra, deseando también que la carretera que sube a la Rabassa desde Sant Julià de Loira no estuviese ni cerrada ni con cadenas. Tuve suerte y así fue!

Así que el pasado 27 de diciembre por la mañana, después de pegarme el atracón del siglo desayunando, nos dirigimos hacia la Rabassa. OJO! para la información de quien le interese ir a tirarse por esta guapísimo tobogán, éste no se encuentra exactamente en la estación de esquí la Rabassa, sino que saliendo de Sant Julià de Loira hacia la Rabassa, llega un momento que hay una bifurcación: Izquierda Rabassa, derecha Naturlandia. El tobogán se encuentra en Naturlandia! No os equivoquéis.

Bueno, una vez llegamos, nos encontramos con un ambiente muy relajado y con poca gente, pero la suficiente para no encontrarnos solos. Una bajada por el tobotronc (así se llama) cuesta 9€, barato si lo comparas con otras actividades y tienes en cuenta que se trata de más de 10 minutos de subida en un trineo entre un bosque precioso y en esta época nevado, en el que solamente se oye el canto de algún animalillo y ves las pisadas por debajo de ti de algún otro. Luego la bajada son unos 8 minutos, durante los cuales tu controlas la velocidad de tu trineo. Os preguntaréis: y es necesario frenar? No! pero os aseguro que lo haréis jaja. Es muy divertido, chillas, te ríes, en las dos primeras bajadas maldices (lo podeís ver en la foto) sin que te oiga nadie. Es una sensación diferente a todas las atracciones que he subido (que no son pocas) Os la recomiendo de tod@s . Ah! y la foto te la regalan.

Tengo que hacer una mención especial al personal del Tobotronc. Cuando les dije que tenía una diversidad funcional de tipo físico y que necesitaba su ayuda para subir a la atracción, el trato fue genial! La chica de la taquilla me acompañó al trineo y lo explicó a sus compañeros, los cuales me ayudaron a subir y llamaron a sus compañeros de arriba para que me ayudaran con el cambio de trineo (obligatorio) al llegar a la cima. Luego uno de los chicos (por cierto muy guapote) se tiró detrás de mi en otro trineo por si tenía problemas, pero sin que yo me percatase hasta llegar abajo, con lo que bajé todo el rato sintiendo que estaba sola. Finalmente me ayudaron a bajar y me dijeron que fuese a recoger mi foto entre risas. Personalmente se merecen un 10 estos chicos y chicas!

3 comentarios:

Miguel dijo...

Bienvenida al fascinante mundo de los blogs pequeñita. Desde ahora me convierto en tu primer y fiel seguidor. Te he añadido a la lista de mis blogs favoritos y así estaré al loro de lo que publicas. La verdad es que da gusto sentirte tan bien tratado/a como tú cuentas. Me alegro personalmente de que te lo pasaras tan bien en el viaje a Andorra.

Un beso.
Espero tus publicaciones.

Lauryna dijo...

Hola, tu papa me ha dicho que tienes blog:)
Y ahora me arrepiento de haber enrado aqui y leerte...tu sabes las ganas con las que me has dejado:( Yo tambien quiero subirme en ese tobogan^^ jooooo
Bueno, soy Laura :) un besito, y te visitare amenudo^^

Ana dijo...

Tan atrevida como siempre. ¡Qué alegría leerte! Bienvenida a la blogosfera, Marta, no imaginas la ilusión que me hace leerte.
A ver si te pasas a vernos algún día, que tus sonrisas se echan de menos.
Por cierto, feliz año :-)